Mi paraíso, mi hogar.

Mi paraíso, mi hogar.
Foto hecha en: La Punta Del Hidalgo.

28 de septiembre de 2013

Todo final supone un nuevo comienzo.

Cuando algo acabo otra cosa comieza, en otro sitio con otra gente, aprendes a no cometer los mismo errores que antes y empiezas a saber si ese es realmente tu camino.

21 de septiembre de 2013

El amor llega a su fin.

Era navidad y ella después de la despedida de él se había mentalizado de que no volvería a verlo, lloro como nadie había llorado antes por amor, logro superarlo y lograr dejar de quererlo un poco menos de como lo quería. Pero un buen día de febrero el volvió haciéndole a ella derrumbarse al recordar por todo lo que había pasado, él pidió perdón de todas las formas que jamas se han escrito en la historia, ella no quería hacerle daño al que un día fue el amor de su vida, pero ella ya no podía quererlo como lo había querido un día, ella tan solo sentía cariño por él, él seguía amanadola, o eso parecía aparentar enfrente de los ojos de la chica, ella pidió tiempo para averiguar si de verdad no solo sentía cariño, pero efectivamente el amor hacia el ya se había gastado ya había llegado a su fin, y es que el amor cuando no es verdadero siempre se acaba, se acaba como acaba todo en esta vida.

La realidad duele.

A veces la gente pensamos que la gente que siempre ha estado a nuestro lado estará por siempre y no es así, la gente se cansa de esperar algo que nunca llegará, por eso a veces aunque duela hay que saber decir adiós y no volver atrás, continuar nuestro camino por la vida y no pensar en el pasado porque si esa persona para la que estabas a todas horas no se daba cuenta de lo que hacías por ella no lo hará ahora.
La gente puede perdonar pero no olvidar el daño que un día le causaste,  y duele que la vida sea así, pero aunque nos duela esa es la realidad.